4/25/09

Adicción a sustancias y plantas medicinales

Otro importante aporte de Herbie Latino.

Solamente haré mención a adicciones a sustancias químicas y no a las que involucran costumbres. Son casos de obsesión y compulsión al uso de sustancias que producen aparentes síntomas de placer y tranquilidad. Su uso continuado promueven cambios en el cerebro como tolerancia, dependencia física, deseo incontrolable y si se abandona aparecen síntomas característicos de la abstinencia.

La sustancias adictivas más comunes son alcohol, nicotina, barbitúricos, benzodiazepinas, opioides y estimulantes. El organismo se hace adicto a las modificaciones neurológicas que las sustancias provocan. Se presentan asimismo cambios característicos en las pautas de comportamiento.

Aparentemente las distintas adicciones tienen mecanismos fisiológicos similares. Hay sustancias que intervienen en la comunicación de distintas partes del cerebro y que liberadas en algunos sitios producen efectos de placer, bienestar o saciedad, otras intervienen en los ciclos de regulación biológica. Son neurotrasmisores (dopamina, serotonina, GABA) y hormonas (melatonina).

Las sustancias adictivas alteran los niveles de producción de neurotrasmisores y hormonas o los umbrales de sensibilidad de los receptores a estos compuestos fisiológicos, además de provocar daño en algunos tejidos (p. ej. tejido pulmonar o células hepáticas).

Tanto la genética como el medio ambiente tienen ingerencia directa. Se han ido descubriendo genes que intervienen directamente en los procesos mencionados y cuando existen genes con alteraciones o desviaciones, la posibilidad de ser adicto es mayor. La exposición a factores ambientales condiciona la posibilidad de adicciones, el estrés y la exposición a drogas a corta edad y el acceso a sustancias adictivas son factores de riesgo preponderantes.

Existen varias plantas que han sido utilizadas con éxito en reducir el consumo de sustancias y en disminuir los síntomas de su abstinencia. De ellas mencionaré las más conocidas y que han sido probadas de manera científica, aunque sea parcialmente.

Angélica coreana (Angelica gigas), al parecer el aceite esencial de esta planta ha logrado modular la liberación de dopamina en algunas zonas del cerebro.

Hipérico (Hypericum perforatum) modula varios caminos neuroquímicos. Ello explica su actividad en depresión, abstinencia de alcohol y el no fumar. La hiperacina y la hiperforina parecen ser los compuestos más activos. La depresión y el alcoholismo tienen algunas similitudes neuroquímicas, como actividad baja de la serotonina en el cerebro.

El extracto de hipérico se comparó con otros antidepresivos y hay diferencias. Se ha demostrado que la hipericina estimula los niveles extracelulares de dopamina, noradrenalina y serotonina así como al glutamato, aminácido que exita al sitio cerebral responsable de las reacciones al pánico y al estrés. Se ha evaluado para el dejar de fumar debido a la relación entre fumar y la depresión. Se han obtenido éxitos primarios.

Iboga (Tabernanthe iboga) un arbusto de Africa ecuatorial, se ha usado para tratar la adicción a estimulantes. Contiene un alcaloide, iboganina, que en animales ha demostrado efectos positivos en relación al consumo de nicotina, alcohol, morfina y cocaína. Al parecer la iboganina y algunos de sus derivados son agentes prometedores para cuadros de adicción.

Kava (Piper methysticum) ha mostrado unirse a sitios en el cerebro asociados con adicción y el deseo compulsivo al alcohol, tabaco, cocaína y heroína. Se ha comunicado una disminución en el deseo de esas sustancias. La suplementación con kavapironas disminuyó los efectos de la abstinencia.

Kudzu (Pueraria lobata) ha logrado reducir el consumo de alcohol y la manifestación de los síntomas de abstinencia. Los principios activos más importantes son los isoflavonoides puerarina, daizina y daidzeina. Tiene además efectos ansiolíticos y actuar de varias formas en el mismo sentido. En la China su uso está muy extendido tanto sola como intergrando medicamentos naturales.

Lobelia (Lobelia inflata) y otras como malvavisco (Althaea officinalis) integran los llamados cigarrillos herbales. La lobelina tiende a sustituir fisiológicamente a la nicotina, por lo que el organismo se desacostumbra y disminuye la sensación de dependencia.

Nescafé (Mucuna pruriens) tiene niveles importantes de levodopa (L-dopa) el precursor de la dopamina, por lo que es posible que pueda aumentar los niveles de los neurotrasmisores asociados a la abstinencia.

Pasionaria (Passiflora incarnata) contiene una fracción, benzoflavona que parece ser la responsable de la mayor parte de las acciones de esta planta. Ha logrado éxitos en revertir la tolerancia y la dependencia de drogas sicotrópicas como morfina, nicotina y alcohol en animales.

A nivel regional se citan varias especies de plantas que, muchas veces, tienen solamente el respaldo del conocimiento popular, que merece mi mayor respeto, por la cantidad de evidencias obtenidas y por ser el precursor de la medicina actual. En una intervención posterior haré una mención de estas plantas y su forma de uso, así como de tratamientos más complejos utilizados por algunas comunidades y que implican el uso de sustancias psicoactivas y la realización de rituales en su aplicación.

Una ampliación de los mecanismos de acción de cada una de las plantas mencionadas, queda pendiente, por ser un tema de una amplitud importante.

No comments: